jueves, 3 de marzo de 2011

150. Homenaje

Parece que fue ayer y ya cuento, contamos, con 150 entradas en esta bitácora. Corría octubre de 2007 y me convencí de ser un escritor doméstico que no se conformaba con leerse a sí mismo. Y es que uno es más de memorias que de diarios. Hoy simplemente quería agradeceros a vosotros, seguidores incondicionales, que la sigáis haciendo posible con vuestras puntuales lecturas. Que cada uno se dé o no por aludido:

A ti, que me dejas desayunar contigo cada viernes, al calor de ese café mañanero que sabe a gloria bendita. Permitiéndome contemplarte esbozando una sonrisa, retorciendo el gesto, aprobando o desaprobando el manojo de letras que he dispuesto ese día.

A ti, que buscas un hueco entre biberones y pañales para apostarte frente a la pantalla y abordar la historia que compuse para ti. Pensando en ti. Solo en ti. “Eso se lo dirás a todas”, pensarás.

A ti, que sé que me respetas y me aprecias tanto como yo te aprecio y te respeto a ti, pese a que me leas la cartilla con asiduidad porque dices que me meto mucho con “El Cejas”. No es para tanto, mujer, si en el fondo, muy en el fondo, hasta le tengo cariño.

A ti, que sé que tu apretada agenda te impide seguirme semanalmente y que has optado por pegarte un atracón de entradas en cuanto hallas ese momentito de ocio que tanto te cuesta encontrar.

A ti, que me cuentas que te imprimes cada entrega porque te gusta saborearla en el tren camino de la facultad. Te pido disculpas encantado si alguna vez te has embebido tanto que te has pasado de estación.

A ti, que ejerces de promotor literario certera y desinteresadamente, recomendando a propios y extraños que se acerquen a la Espiral en busca y captura de una historia que les llene. Porque les hace reír, porque les hace llorar, porque les hace pensar, por algo.

A ti, que jamás reconocerás que me lees pero lo haces.

A ti, que me consta que te apetece hacer un comentario o mandarme un correo al hilo de una entrega que te haya seducido, pero no acabas de arrancar. Anímate hombre, mujer, que no muerde.

A ti, que casi nunca faltas a la cita, alimentando ese contador de visitas con numeritos que recoge cada ingreso.

A ti, que enriqueces mi pobreza intelectual con eruditas consideraciones y referencias que apenas acierto a entender.

A ti, que con tus sabios y extensos comentarios obsequias al personal casi con una entrega paralela en toda regla.

A ti, que me consta que persigues y denuncias los deslices ortográficos, que no ortopédicos, y gramaticales en los que incurro fruto de la precipitación y hasta de la ignorancia. Te agradezco sinceramente que me ilumines.

A ti, que me indicaste que últimamente esta bitácora es lo único que lees.

A ti, que reprendes maternalmente mis exabruptos. Te juro que estoy intentando moderarme. O al menos administrar más espaciadamente los tacos de los cojones que penden por doquier de mi deslenguado ser y estar.

A ti, que en cierta ocasión me dijiste que te alegro la semana con cada entrega. ¡Menuda responsabilidad! Y también a ti, que afirmas que no te convence, pero insistes semana a semana. ¿No será que sí te convence?

A ti, que aunque hace tiempo que no nos vemos porque nos separan kilómetros o circunstancias, afianzamos un nexo indestructible cada vez que nos encontramos en la red.

A ti, que ni siquiera hemos tenido oportunidad de conocernos en carne y hueso, y sin embargo, ¡sabes tanto de mí!

A ti, que me acompañas desde el principio de esta andadura y a ti que te incorporaste tarde, bien y para siempre. Espero.

A ti, que reconoces que lees una entrega sí y veinte no. Pues que sepas que solo por esa una merece la pena el aterrizaje digital de cada semana.

A ti, que me alientas cuando las musas me abandonan y me tienta concluir la aventura. Gracias por disuadirme para que no lo haga, para que no me raje, para que perpetúe esta afición que ha mutado casi en obligación.

A ti, a vosotros, a los que estáis y a los que vendrán.

Almasy©



LOS RODRÍGUEZ: "Brindo"

8 comentarios:

Alicia dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=6PmBxYTQ_n8&feature=related

Gea dijo...

EL VALOR DE TUS PALABRAS.

Palabras que recibimos sonriendo,pensando,elucubrando,discrepando o asumiendo.
Aquellas que guardabas escondidas.
Historias del alma soltadas al viento.
Alegrías,sinsabores,secretos...
Palabras que hacen llorar cuando nos muestran que las rosas tienen espinas o celebrar que las espinas tienen rosas...
Palabras llenas de VIDA y que constatan lo que sucede mientras estamos distraídos.
PALABRAS...
Mi querido ALMASY:¡ NO CEJES EN EL EMPEÑO !

Pilar dijo...

Felicidades por las 150 entradas. Que sepas que leo tu bitácora todas las semanas y más de una vez quiero comentar algo pero no arranco como tú dices. Me gustan tus reflexiones. Decía Charles Dickens: "Reflexiona sobre tus bendiciones presentes, de las cuales posees muchas; no sobre tus penas pasadas de las cuales, todos tienen algunas"
¡A por otras 150 entradas!

Isabel Clara dijo...

Yo también brindo con Los Rodríguez, contigo y con tus lector@s.
Y te felicito por tu constancia y energía: a pesar de esa "máscara profidén" de algunos ratos, mantienes el ánimo (y, con frecuencia, la risa).
No siempre estoy de acuerdo con lo que escribes, incluso, en ocasiones, no entiendo de qué vas. Pero lo leo con gusto.
Y con cariño. Con mucho cariño.

Almasy dijo...

Alicia: empiezan a ausarme las afinidades que compartimos. Uno de los últimos regalos que le hice a mi hermano fue una camiseta de los Ramones.

Gea: tú sí que vales. Y tus palabras.

Pilar: reciente y feliz incorporación. En la línea de Dickens, recién leí "El actor y la diana", de Declan Donellan, y rescato un consejo a sus actores: "Vive el presente, el pasado solo genera culpa, el futuro ansiedad" (Evoco de memoria, no cito literalmente).

Clara: gracias por tu aliento y tu cariño. Te aclaro que mi máscara profidén y la indefinición personal de la que me hablas ("no sé de qué vas") derivan de las esclavitudes profesionales que arrastro. La máscara se la debo a mi cargo de jefe de estudios y mi aparente indefinición personal a mi condición de profesor de historia, pues lo más parecido a la objetividad que conozco es que mis alumnos duden de mi iderario "¿será facha? ¿será anarca" No tía, yo creo que es de extrema izquierda". Eso y que soy hijo de la postmodernidad y por ende me debo a los vaivenes, el desencanto, el relativismo y la ironía rayana con el sarcasmo.

Jaime, de Oviedo dijo...

¡Cómo no te vamos a leer, Almasy!
Si en tu homenaje incluyes a los que imprimen cada entrada, a los que te leen una si y veinte no, a los que hacen de divulgadores -mas bien diría divulgadoras- ... Nos mencionas a todos, inluyendo a los que vendrán a leerte.
Creo que tienes fé y tienes chispa.
¡Enhorabuena!
Por cierto, yo soy de los que un dia me doy un atracón.
Comparto lo que dice GEA al referirse a tus Historias.
Ha estado bien que la canción nos recuerde cuándo brindar: ¡Siempre!
(la pena es que los Rodriguez, hayan introducido en el vídeo "tópicos eróticos" utilizando casi siempre a la mujer"... ¡Pero no aguemos tu fiesta, que te lo mereces!)

Anónimo dijo...

A ti, por ser como eres, millones de gracias

QMPilar dijo...

A veces estamos tan lejos y otras vamos tan deprisa, que efectivamente te agradezco este hueco para la comunicación que siempre está ahí. Un beso.

Publicar un comentario