viernes, 2 de octubre de 2009

84. El Gicho

Pokeros, chonis, canis, rapaos, bakalas, buitreros… Son muchos los términos utilizados para definir al ejemplar que hoy tenemos entre manos. Yo me decanto por GICHO, pues me parece un vocablo que reúne cuantos vicios y virtudes presenta esta criatura del Señor.

Físicamente los hay de toda clase y condición, si bien uno muy característico suele ser el tirillas. Este tiende a presentar un moreno camionero, unos andares como si le hubiesen introducido una pértiga por el recto y un corte de pelo con múltiples formas. Se hacen números, rayas paralelas, flequillos como colofón de una especie de tonsura satánica, el tradicional rapado al cero de toda la vida y también el siempre gitanil formato con frontal y laterales cortos con la parte trasera más larga y acaracolada.

El gicho es un amante de los complementos, especialmente de las viseritas medioladeras y de los abalorios de oro del que cagó el moro. Cristos, cruces de Caravaca, gruesos cordones repujados y la tradicional chapita con el rostro de sus abuelos suelen llevarse la palma. Tampoco pueden faltar las esclavas en la muñeca, un buen surtido de sellazos en los dedos y una manada de taladros a lo largo y ancho de su rostro. Las gichas, además, incluyen en sus lóbulos pendientes de aro con un tamaño apto para que reposen loros, cacatúas y cóndores. Ahora también se ha apuntado a la moda del tatuaje y presenta frecuentemente el nombre de su parienta en la cara anterior del antebrazo y/o algún escorpión y/o letra supuestamente china en el lateral del cuello. Los hay también que incluyen en su repertorio el careto de Camarón y hasta el de la Virgen del Carmen. Para gustos los colores.

En cuanto al atuendo se refiere, el gicho no suele complicarse demasiado la existencia. Su fondo de armario consta de camisetas de licra con algún motivo tribal, un pantalón del chándal con los colores de la bandera de España en los laterales y zapatillas de correr. Así, mientras que las pobrecitas gichas se acicalan todo lo acicalable a su manera, ellos pareciera que fuesen siempre dispuestos para la clase de gimnasia.

El gicho es consumidor habitual de sustancias estupefacientes que lo evadan del mundanal ruido. Buena muestra de ello es que entre semana su dieta es rica en canutos y los findes tira la casa por la ventana y se decanta por las drogas de diseño y la siempre socorrida farlopa pa´ la tropa.

Su ocio tiende a centrarse en el mundo del motor, constituyendo el tunning una suerte de religión que profesa incondicionalmente. Además, se ilustra conscientemente con todo tipo de revistas que profundizan en el apasionante universo de los pistones, los cilindros y las juntas de culata. Precisamente estas publicaciones constituyen junto con el AS y el MARCA –en este caso solo las fotos y los titulares con letra negrita mayúscula– las lecturas de cabecera de este insigne personaje. Cuenta la leyenda a este respecto que en cierta ocasión intentó leer un libro pero tuvo que dejarlo porque se mareaba contemplando tanta letra junta.

Musicalmente opta por el reggaetón, el techno pastillero y el ancestral bakalao chundachundero, pues el house se le queda grande y tiende a tacharlo de estilo excesivamente erudito más propio de los maricones. Y eso sí, otra cosa no, pero el gicho es de los de antes muerto que julandrón. También adora algunos de nuestros clásicos nacionales, entre los que no puede faltar Estopa, Melendi y la siempre omnipresente Camela, quien continúa resistiendo generación tras generación.

En materia ideológica el gicho abraza buena parte de los vocablos acabados en –ismo más reprobables de cuantos existen. Fascismo, machismo y racismo figuran entre sus preferidos, aunque no acabe de distinguirlos palmariamente.

En definitiva, se trata de un ser peculiar que justifica eso de que de todo tiene que haber en la viña del Señor. Vamos, que si no existiera, habría que inventarlo.

Almasy©



CAMELA: "Enamorado de ti"

4 comentarios:

sofi dijo...

Buffff Camela...que...temazo ajajjaja. Actualmente poquero suele "reinar" en el sur de madrid: Fuenla, Alcorcón y ...como no Móstoles,¿seguiran avanzando?...
Un abrazo!!! cuidaté!

Adrián F. Vellé dijo...

They're everywhere! RUN FOR YOUR LIVES JAJAJAJA

Patricia dijo...

¡Ay! ¡que buen rato me has hecho pasar! lo de los cóndores casi me impide seguir con la lectura (por las lágrimas)

MARIBEL dijo...

...Lo que me estoy perdiendo... ¡Gracias a Dios!

Publicar un comentario