sábado, 22 de diciembre de 2007

12. Ante un fotógrafo



     Mi modesta fotogenia es probablemente otro de los complejos que más me aquejan, porque como buen narcisista, siempre anhelo salir con la pose perfecta. Algunos me han sugerido malintencionadamente que de donde no hay no se puede sacar, pero en este apartado soy especialmente cabezota e intento en todo momento figurar lo más favorecido posible para la posteridad o para lo que sea. No obstante, mis esfuerzos hasta la fecha han sido en vano y ni siquiera la fotografía digital ha solucionado mi problema: si me tiran 20 fotos salgo mal en 21.
     Cierto día, un fotógrafo de mi barrio me sugirió que la clave estaba en la naturalidad del gesto y esa indicación me hizo realmente plantearme si mi existencia no sería artificial, pues era incapaz de reunir en las facciones de mi rostro esa proclamada naturalidad a la que mi amigo el fotógrafo se refería.
     Concretamente mis estrategias de pose ante una cámara se reducían básicamente a dos: la opción seria y la opción sonriente. La opción seria era más adecuada para fotos de documentos oficiales y consistía en pretender poner los rasgos faciales sueltos, pero sin esbozar sonrisa alguna, hierático, pero creíble. El problema es que me costaba Dios y ayuda alcanzar este aspecto y las fórmulas para lograrlo eran preocupantemente extrañas. El modus operandi fundamental consistía en cerrar la boca, apretar los dientes por dentro, y pensar en algo lúgubre (también vale recrear mentalmente a la mujer u hombre de tus sueños defecando). Consecuentemente, el producto final de mi pose seria no era habitualmente el esperado, resultando en la mayoría de las ocasiones dos posturas muy características en todo documento oficial que porto: o cara de estreñido que se está muriendo del dolor abdominal, o bien rostro de cantaor flamenco emocionado contrayendo en exceso los pómulos por la “jondura” de la bulería que entona. En el mejor de los casos, simplemente parecía el terrorista más buscado sobre la faz de la tierra.
     Por otra parte, la opción simpática pasaba por esbozar esa quimérica “sonrisa natural” de la que todos hablan, girando unos grados el cuello a fin de parecer más distinguido y con las mejillas ligeramente elevadas como diciéndote mentalmente “si es que no me beso porque no me llego”. Indican los expertos en la materia que la clave radica en parecer sorprendido por el teleobjetivo, sin esperarte la instantánea, con la mirada perdida a lo James Dean (que por cierto de mirada perdida nada, lo que pasa es que era tremendamente miope y veía menos que un pichón por el culo, que decía Pedro Pipas, de tal forma que hacía ademán de apretar los ojos para intentar vislumbrar qué estaba ocurriendo al otro lado de sus dioptrías).
     En busca de la sonrisa perdida era por tanto mi meta final ante el objetivo de una cámara y nuevamente diseñé una calculada estrategia para su feliz consecución. En este caso, la idea era levantar sutilmente los huesos malares abriendo un poquito la boca para que asomaran mis graciosos piños-separados-carne-de-ortodoncia. Los resultados nuevamente no respondían a las expectativas y parecía verdaderamente como que alguien me hubiese atado un par de sogas en cada una de mis mejillas y tirase con insistencia para provocarme la sonrisa. ¡Y qué decirles del cuello, si al final parecía más el de un muñeco de nieve que el de un ser humano, escondiéndose como un resorte ante la presencia del fotógrafo cual tortuga en su caparazón!
     Pero lo peor de todo era cuando alguien sacaba a la luz tu discreta fotogenia, percibiendo la falsedad de tus gestos y tu difusa belleza. Concretamente ante el visionado de la foto de mi orla de licenciatura, por ejemplo, mi amiga Patricia me preguntó inocentemente que si no me habían dado a elegir entre varias. ¡Toma puñalada! Ciertamente sí lo hicieron, concretamente entre cinco. ¡Imaginen mi careto en las otras cuatro!

Almasy©



Fito y Fitipaldis: "Feo"


7 comentarios:

Sofi dijo...

JAJAJA muy bueno, y además con Fito al final...que puntazo XD. Yo pienso que es inevitable salir con esa sonrisa forzada en las fotos... sobretodo en las de carnet...que dan verguenza, ya te veo yo a ti riendote de los caretos cuando se entregan las matrículas en el insti JAJAJAJA. Bueno Almasy una vez más te has superado, enorabuena. FELICES FIESTAS, DIVERTETE Y ...SAL LO MEJOR QUE PUEDAS EN LAS FOTOS LUCE TU DENTADURA CON ORGULLO!! Un abrazo, mejorate.

Kloud dijo...

Jaime, eres un hombre con suerte. De 21 fotos, 1 te sale bien. A mi ninguna xDDDD No tengo estrategias ni nada, en la opcion seria salgo mal pero en alguna consigo una expresion aceptable. En la opcion sonrisa salgo siempre con unos caretos importantes, por lo que nunca uso esta ultima opcion.

Feliz navidad, y mejorate muchachada.

Rober dijo...

Mientras no te echen la foto de perfil y con la matrícula no hay por qué preocuparse.

Kss, mon amur.

María dijo...

En estas fiestas ¿te harás más fotos? Es todo un arte poder salir bien en ellas, creo que pocos lo consiguen. Yo tampoco, bueno, salvo una vez, que quedé algo más contenta.

Feliz Navidad, feliz año y ánimo, espero que todo vaya mejorando y hayas pasado tu racha difícil. Un abrazo.

julio dijo...

Hay un cumpleaños que celebro todos los años el 24 de diciembre, el de la diosa entre las diosas, Ava Gardner,y viene a cuento de esta entrega porque no he encontrado ninguna foto de ella en la que no estuviera perfecta, es más si alguién la encuentra, que no se engañe, seguro que no es ella.

Para muestra el video que está en: http://www.youtube.com/watch?v=hld-bz24DXY

Pablo dijo...

Buena entrega Jaime, como todas!

Felices fiestas amigo!

Conchy Pérez dijo...

Mira, yo ya he llegado a la conclusión que lo mejor es no mirar la foto que te tiran, especialmente si te la están haciendo de carnet. En mi caso por unas cosas u otras no me va a gustar, y si no la miro, ahorro el tiempo de intentar sacar y sacar hasta conseguir la deseada.
Mi hipotesis gana certeza cada vez que miro el ordenador y veo 200 fotos de mi hermana en la misma postura y cada cual peor.
Enhorabuena por tu blog y FELICES FIESTAS

Publicar un comentario