jueves, 5 de febrero de 2009

58. Anacronismos

Entendemos por anacronismo todo error que consiste en suponer acaecido un hecho antes o después del tiempo en que sucedió, y, por extensión, incongruencia que resulta de presentar algo como propio de una época a la que no corresponde. Al menos eso es lo que dice Doña RAE. Personalmente, en pleno siglo XXI, detecto todavía unos cuantos que me incomodan sobremanera, a saber:

GUERRAS: No es que viva en el País de Todos Somos Buenísimos, pero considero que ya tenemos una edad humanitaria suficiente como para darnos cuenta que los conflictos bélicos en general no han servido para arreglar nada. Desconozco si la vía pacífica podrá solventar las diferencias que nos separan, pero como no la hemos probado en serio hasta la fecha, ¿quién sabe? A lo mejor un día nos da por pactar, lo cual no es sino ceder, y resulta que acabamos por entendernos o, como mínimo, por ignorarnos gentilmente, que no es poco. Por cierto, ¡no a las guerras!, pero en plural, oiga usted, que no hay conflictos de primera y segunda división.

REALEZA Y NOBLEZA: Pese a quien pese estas dos instituciones son un claro lastre del pasado antiguo, medieval y moderno, una rémora de la sociedad estamental, es decir, aquella en la que el lugar que ocupabas estaba determinado por tu nacimiento. Las revoluciones liberales del XIX propusieron un modelo social meritocrático, en el que tu posición en el mundo pasaba a ser definida por tus cualidades. Sin embargo, realeza y nobleza perviven en plena edad contemporánea justificadas e impuestas por meras razones de sangre. Ante semejante argumento, poco importa entonces que un rey sea harto campechano, virtuoso o cercano a su pueblo, pues no deja de ser una figura que ostenta su título por el mero hecho de haber nacido en el seno de una familia y no de otra. Además, ser noble o monarca en la actualidad sigue llevando implícitas toda una serie de prebendas casi exclusivas que el resto de la plebe no acaba de entender básicamente porque no existe explicación racional alguna.

DEMOCRACIAS ACOMPLEJADAS: La mayoría de las democracias, y en especial las más recientes, están todavía lejos del grado de madurez idóneo y viven permanente instaladas en el acomplejamiento, sobre todo aquellas que han surgido después de una prolongada dictadura como la acontecida en España. En estos casos el fantasma del fascismo pervive de tal forma que cualquier medida aparentemente lógica es susceptible de tacharse de reaccionaria, así que termina por no proponerse con tal de que no lo califiquen a uno de facha extremista. No obstante, los que nos tomamos en serio el asunto de las libertades sin desligarlas de las correspondientes responsabilidades que a todos nos atañen, no nos duelen prendas si proponemos para nuestra nación medidas como, por ejemplo, las de no permitir el voto a quienes no estén en posesión del graduado en Educación Secundaria Obligatoria. No se apuren, ya me llamo yo facha por ustedes: “¡Facha, más que facha!” Y a continuación argumento. Resulta que la citada titulación no se trata de algo opcional, sino que, amén de un privilegio del primer mundo, hablamos de la formación mínima exigida en estos momentos a fin de convertirnos en ciudadanos de bien. Por lo tanto, si es obligatoria, que se la saque hasta Rita la Cantaora para poder ejercer un derecho fundamental como el de decidir, nada más y nada menos, sobre los designios de un país. Porque oiga usted, que esto del sufragio es algo muy serio, y no una experiencia equivalente a echar la primitiva o comprarse el Marca los domingos ataviados con el chándal de rigor. Y si alguno se pone farruco y argumenta que igual le da lo de votar o no, entonces le vetamos sacarse el carnet de conducir, que con 2.182 fallecidos en la carretera en 2.008 se justifica más que de sobra el que circulen menos vehículos. Ya verás entonces como se aplica al libro hasta el más pintado. Además, y por extensión, los beneficios colaterales de la titulación en cuestión son múltiples. Pienso, verbigracia, en que la jodienda de la violencia de género, a pesar de ser universal, acontece mayoritariamente en el seno de parejas que apenas tienen los estudios primarios, tanto en lo que se refiere a maltratadas como a maltratadores.

ACREDITACIÓN PATERNAL: En la era de las titulaciones universitarias, los máster, los departamentos de recursos humanos y las entrevistas de trabajo hasta para ser técnico manipulador de alimentos harinoso-azucarados, o sea churrero, resulta que a nadie se le ha ocurrido instaurar los psicotécnicos para poder ser padres. Sugiero para estos preguntas tales como:

-¿Le parece adecuado que un niño de 12 años llegue todos los días a casa a las 12 de la noche?

a) Sí, si tiene 12 años lo lógico es que llegue a las 12.

b) Sí, si llega a esa hora seguro que es porque tiene cosas que hacer.

c) No.

-Si le llaman del instituto diciendo que su hijo ha sido expulsado del aula por insultar gravemente a un profesor ¿cuál sería su primer pensamiento?

a) Algo le habrá dicho el profesor para que mi niño haya reaccionado así.

b) ¡Ah bueno, pensé que había sido al revés y a mi niño no me lo toca nadie!

c) Cuando llegue el crío a casa lo crujo.

Almasy©

Red Hot Chilli Peppers: “Dani California” (aunque prefiero la versión de Psychoplane)

3 comentarios:

Estudiante de Historia dijo...

Jojojo! Sufragio censitario, pues sí!
Nah facha tampoco, que aquí se llama facha hasta al que le da por combinar colores estridentes...

Pero es que (y como profe de historia seguro tienes en algún libro por ahí), leo en mi libro de Historia Contemporánea:
"Desigualdad de los hombres: [...] el fascismo no titubea en decir que los hombres son desiguales y en consecuencia que sólo una minoría predestinada debe gobernar."

Que sí, que es exagerado poner ese ejemplo y que sí, que tenemos muchos siglos de ideario sofista como base, pero que una mínima educación deba de ser exigida para votar (dejaré a parte lo del maltrato y la educación básica)... bueno da que pensar. Y ya no sólo debido a teorías conspiranoicas sobre la educación con fines políticos y tal, sino que, ¿quién dijo...? Mejor dicho:

¿Quién comprobó que la educación (y no hablo de educación moral o en valores, que ahí cada cual mientras respete la ley) capacita a un ser humano por encima de otro?

Pues eso :P pero sin mal rollo, sólo es comentar :)

Almasy dijo...

Estudiante de Historia, cuanto me alegro de suscitar algo y te agradezco inmensamente tus cabales apreciaciones, se nota que tienes educación así que te considero apto para el voto, jeje, mala leche tengo

Anónimo dijo...

Me ha encantado lo de las encuestas a los papás de alumnos. Jeje, realemente debería hacerse, sin coñas. Los APAS, creo q ahora se llaman AMPAS, no?, bueno pues estos igual deberían hacer algçun q otro cursillo a los papis. Sería útil para ellos y para sus hijos, por eso de q predicar con el ejemplo funciona casi siempre.
El derecho al voto??? Yo antes se la lo quitaba a algún trastornado o corrupto q anda por ahí suelto, pero la democarcia exige riesgos, asi q como decía Victor manuel, "q aquí cabemos todos, o no cabe ni Dios".
Está claro q la problemática q señalas, se pordría corregir de otras maneras menos atentatorias del derecho al sufragio. Además, de los chavales q conozco sin el graduado (es increible la cantidad ada vez mayor de chicos sin el graduado) ninguno vota, no sé si es bueno o malo, pero vamos, q yo tengo carrera, masters y todos los títulos q kieras, y tampoco suelo votar, aunq al final, me puede el conservadurismo y lo hago en ocasiones.
No obstante, me parece una idea muy interesante, deberías proponerla en serio. Daría de qué hablar.
Oyana

Publicar un comentario