jueves, 22 de enero de 2009

56. Yes, we can

Llegó el hombre negro a la Casa Blanca, lo cual no significa que el Madrid haya fichado a otro jugador de tez oscura. No, la cuestión es que Barack Obama ha sido coronado como el hombre más poderoso del planeta. ¿Y a partir de ahora qué? Pues que se sucederán decisiones acertadas y desatinos, como cualquier humano que se precie. Bien es cierto que, como mínimo, el nuevo presidente aterriza portando una ilusión mesiánica, aunque conviene no engañarse en exceso: su predecesor en el cargo es difícil que pudiera haberlo hecho peor y su rival en el reciente proceso electoral era de esos candidatos que huelen a perdedor a leguas. Y estarán conmigo que el éxito de un vencedor también ha de medirse por la grandeza de su rival. Obama, sin embargo, no ha tenido rival. Miento, la única opositora seria en su periplo ha sido una miembra de su propio partido: la señora Hillary Clinton, quien ha padecido en carnes cómo nuevamente los negros les han tomado la delantera a las féminas. Me explico para los menos leídos en este asunto: a finales del siglo XIX-principios del XX el varón negro comienza en diferentes estados de la finca del Tío Sam a ver reconocido su derecho al voto. Esta circunstancia coincide a su vez con las primeras movilizaciones de las mujeres sufragistas, las cuales, en no pocas ocasiones, se manifestaron pesarosas en estos términos: “¿¡Cómo es posible que un hombre negro vote antes que una mujer blanca!?” Paradojas de la vida, el feminismo ve la luz con un claro componente racista.

Es innegable que con Obama accede al poder el símbolo, la esperanza y hasta la fe. Solo anhelamos que estos vengan acompañados del suficiente contenido como para que las cosas mejoren un tantito. Sus biógrafos comentan que también se trata de un intelectual, lo cual es de agradecer, pues a Bush le costaba un triunfo articular frases con sujeto y predicado. Lo único que me preocupa es que sería el 2º presidente con esta cualidad del último siglo. El primero fue J.F. Kennedy y ya saben hasta los más profanos cuál fue su triste final. “¡Por listo!”, debieron pronunciar sus asesinos cuando lo abatieron en Dallas. “¡Y por suertudo!”, habría añadido yo, pues no en vano compartió mesa y mantel con Marilyn Monroe. Casi nada.

De lo que no me cabe duda alguna es que deseo al nuevo inquilino de Washington la mejor de las fortunas, aunque simplemente sea pensando en mi propio beneficio. Porque no nos engañemos: si le va mal al jefe del cotarro al empleado ni te cuento. Que se enteren de una vez por todas los paletos antiamericanistas que meten a todo yanqui viviente en el mismo saco. No señores míos, no. Estados Unidos es una gran nación en la que hay de todo, como en botica. Así que ¡buena suerte! señor Obama. La va a necesitar.


Almasy©




Bruce Spingsteen: "Born in the USA"


6 comentarios:

Kloud dijo...

Muy bueno, relacionado con el tema además... que grande xDDDD

Sí, yo también espero que Obama lo haga bien en su mandato, no en vano tiene el mundo en sus manos.

QMPilar dijo...

Yo insisto en no entrar en política, más que nada para que no se note mucho mi ignorancia, pero el chico parece mono y yo también le deseo Suerte y buenos consejeros.

Anónimo dijo...

Lo primero mucha suerte al nuevo presidente.

tienes razon en que cuando en estados unidos tosen, aqui cogemos una pulmonia.

Tambien es cierto que es un gran pais con aciertos y desaciertos,pero un gran pais.

y por ultimo una reflexion que seguro que habeis oido, os imaginais un presinde español que fuese de la etnia gitana???

Kike

Anónimo dijo...

Querido Jaime, qué te puedo decir. Obama representa para muchos y para mí en particular (y mi familia, incluida mi madre-balnca) un sueño en tantos sentidos, q es difícil explicarlos todos. Es volver a tener sueños y ver cómo se cumplen. Es alejar a los cínicos (en el sentido inglés de los pesimistas), es seguir con tus principios e ideales y ver hecho realidad q se puede conseguir. El triunfo de Obama, es el triunfo de los EEUU, de todo un pueblo (al menos en términos generales) que con su voto, pero tamb con su apoyo y su ilusión ha creido q ellos pueden cambiar el sentido de la historia. Mas allá de si cambia o no, lo creyeron y lo hicieron; y para mí ya no hay nada más importante.
POr otra parte, disiento algo de tu discurso, es verdad q kizás no tenía rival, pero eso en EEUU no es del todo cierto. Obama es sin duda un comunicador nato, un líder, alguien a quien da gusto oir y mirar (a mí personalmente me gustá más su mujerón).
A parte cree en el Derecho Internacional. Es cierto q en españa casi todos los políticos son licenciados en derecho. Los q no seais abogados no podeis imaginar lo importte q es para un abogado el derecho, el respeto de las reglas del juego, el Estado de Dº y el Dº internacional.
Con Obama espero q la ONU vuleva a tener peso. Creo q es un jurista y un jurista con ideales es algo grande. Me ha hecho gracia q una de las primeras cosas q haya firmado es la prohibición de la tortura en los interrogatorios. No le voy a aplauidr por eso, joder, es q faltaba más; pero lo ha hecho y confío en q siga por ese camino. Simplemente por acatar normas q están desde hace ya un siglo. Si EEUU lo hace, tendrá autoridad moral para otras muchas cosas.
En lo económico es un tipo práctico, hará y reunirá a quien tenga q hacerlo para salir de los problemas.
Comprenderás todo lo q siento con su triunfo. No es solo un triunfo de un señor negro, es mucho más, y yo como idealista, como reivindicativa, como mujer, como mulata y abogada me siento orgullosa.
Yes, we can!!
Oyana

cajas dijo...

Decir que obama es negro es tan falso como decir que es blanco. Su madre era blanca de Kansas y su padre negro de Kenia. ¿Por qué le decimos negro? Es algo muy curioso.
Por otro lado me ha hecho gracia el comentario sobre las feministas del autor, era un dato que no tenía pero que me cuadra con algunas feminazis que hay por ahí.
Respecto a no meter a todos los americanos en el mismo saco esta claro que no porque no cabrían. Bromas aparte america es un gran país, pero que aveces causa un gran dolor en el mundo (guerra de irak, dictaduras sudamericanas, palestina...), espero que Obama cambie esta percepción.

Rober dijo...

Todo lo que Obama pueda hacer está muy bien, pero me sigo quedando con aquello de preguntarnos qué podemos hacer nosotros por el Estado.

Publicar un comentario